viernes, 26 de julio de 2013

Mitos del Audio Digital: Transductores Digitales

He decidido empezar esta nueva serie de artículos desmintiendo algunos mitos en el mundo del audio digital y la producción en el estudio casero, así como también aclarando algunas confusiones que pueden haber.

La serie se inspiró en una valla publicitaria que vi ayer en la carretera anunciando unas "bocinas digitales", cuando realmente no puede existir tal cosa. Déjame explicar...

Un transductor (como una bocina o un microfono) por definición no puede ser digital. Una señal digital simplemente es un flujo de pulsos eléctricos a dos voltajes distintos... uno de los voltajes significa 1 (uno) y otro de los voltajes significa 0 (cero).

Lo que si puede haber es transductores que cuenten con algún tipo de proceso o control digital para la señal. Por ejemplo un micrófono USB es un micrófono "común y corriente" que después de la etapa de amplificación de la señal cuenta con un convertidor analógico digital, y luego de eso una interface USB. En esencia, un micrófono USB tiene mucho mas que solo el micrófono dentro de su carcaza. 


¿Y esto de que te sirve? Para empezar creo que en pro de la sencillez algunos fabricantes anuncian sus productos de formas que no son técnicamente correctas. Sin embargo algunas marcas, y sobre todo algunas tiendas parece que quieren confundir lo mas posible al consumidor.

Por ejemplo si vemos un "micrófono digital" que tenga interfaz USB, salida de audífonos, botón de mute, maximizador digital, etc. y lo comparas con un micrófono "normal" por el mismo precio, lo mas probable que es que el micrófono "normal" sea de mayor calidad ya que con el "digital" realmente estás comprando un montón de dispositivos en uno.

También me he dado cuenta que por no entender la naturaleza de cada componente muchas veces se hace un uso inadecuado de ellos, degradando la señal. He visto como algunas personas quieren optimizar la estructura de ganancia en un dispositivo digital, cuando lo que realmente se necesita es ganancia desde la fuente.

Una situación muy diferente son los dispositivos digitalmente controlados como los sintetizadores de Moog o Dave Smith, los cuales tienen una señal 100% analógica, pero los parámetros de cada componente analógico son controlados de forma digital. Es por ello que aún cuando la señal se genera y manipula de forma 100% analógica, estos sintetizadores son capaces de guardar presets.